Muerde la bala

Bite the bullet (Muerde la Bala) es una estupenda película de 1975 dirigida por el gran Richard Brooks. Se trata de un western atípico con un reparto también atípico: Gene Hackman, Candice Bergen y el legendario James Coburn. No recuerdo bien porque se titula de esa forma, pero me viene de perlas para soltar una frase: hay cosas que es mejor no morder.

También hay cosas que es mejor no lamer, y no me estoy refiriendo a lo que están pensado. Es que me he acordado de la anécdota que nos contaba un gran profesor de arqueología allá en mi primer añito de universidad. Resulta que, como cualquier arqueologo sabe, para identificar un mineral in situ y de manera rápida, una piedra, un hueso, lo mejor es llevárselo a la boca y comprobar a que sabe. Pues el simpático profesor les hacía pasar una prueba de no muy buen gusto a los arqueólogos novatos.

Coprolito ¿Te gustaria probarlo?

 

Les daban un coprolito para que lo identificasen, ya se pueden imaginar cómo, sin decirles que era un coprolito, claro. El resto se lo imaginan. (Para quienes desconozcan lo que es un coprolito, no es más que excrementos fosilizados, de cualquier animal prehistórico, incluido el hombre).

Todo esto me sirve de introducción para exponer una máxima: que a nadie le gusta morder mierda, pero en ocasiones es necesario o inevitable, vaya usted a saber. Y si pensaban que en esto no hay ni pizca de sentido científico, pues voy a decepcionarles. Un descubrimiento reciente pone de manifiesto la delgada linea que existe entre lo que es comida y lo que no lo es. Dos coprolitos hallados en las playas de Maryland (USA) muestran claramente las marcas de haber sufrido una terrible dentada de tiburón miocénico, de una de las muchas especies de tiburón que pululaban por allí hace 14-19 millones de años.

Los investigadores no han podido averiguar a que animal pertenecían las heces, pero a juzgar por las dentelladas debían estar sabrosas, por lo menos para un tiburón. Suponen que pudieran ser de cocodrilo, por comparación.

No sé a ustedes, pero a mí en este asunto me da igual que tipo de tiburón fuera, si eran o no de cocodrilo las heces, o cualquier otra cuestión. Lo que me intriga sobremanera son las razones del tiburón para comer mierda. Dicen los expertos que es extraño que el tiburón tratara de comérselas a propósito. Jamás se ha visto algo así. Una opción sería que el tiburón las mordiese…para ver si eran comestibles. Pero la profundidad de las marcas no sustenta esa teoría. Finalmente, la opción más factible es que el tiburón mordiese los intestinos de alguna presa con tal fuerza que atravesaran la carne y sus dientes se imprimiesen en las heces del animal, que serían expulsadas instantes después a la muerte de su propietario.

Pero de momento es sólo una teoría. Y no tiene por que ser la correcta.

Parece increible todo el entusiasmo que un trozo de heces puede suscitar en las mentes de adictos a la historia y la arqueología, entre los que me incluyo. Pero creo que lo merece. La próxima vez que vean Muerde la Bala acuérdense del tiburón, y de su contribución inestimable a la reconstrucción de nuestro pasado más cercano (o lejano).

Vimos la historia en Brian Switek, uno de los mejores blogs sobre Evolución, fósiles e historia de la ciencia.

Fuente:http://amazings.es

~ por miqueleno en 11 septiembre 2010.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: