Pacquiao gana su octavo título mundial y se consagra como una leyenda del boxeo

Pacquiao se quedó con una marca de 52-3-2, 38 nocáuts · Octava corona mundial en el mismo número de divisiones desde que ganó la primera en el peso mosca · El filipino ha sido el único boxeador en la historia con títulos en ocho divisiones distintas: mosca, supergallo, pluma, superpluma, ligero, superligero, welter, y ahora superwelter.

El púgil filipino Manny Pacquiao (1,69 m. y una envergadura de 1.70 m.) volvió a dar otra cátedra de boxeo para imponerse por decisión unánime al mexicano Antonio Margarito (que le saca nueve kilos, diez centímetros y le supera en quince centímetros en envergadura) y conseguir su octavo título mundial en ocho categorías diferentes.

El campeón filipino logró la corona del peso superwelter, versión Consejo Mundial de Boxeo (CMB), que estaba vacante, en la primera pelea que realiza en esa categoría después de haber ganado en todas las categorías desde el mosca.

Pacquiao, de 31 años, dominó de principio a fin la pelea programada a 12 asaltos y sólo en el noveno comenzó a sentir cansancio, pero su clase y combinación de golpes no le permitieron a Margarito hacerle daño.

El nuevo campeón del mundo, que se llevó una bolsa de 15 dólares garantizados y que puede incrementar a 25 por los derechos de televisión, la mejor de su carrera, no dio nunca opción a Margarito a que impusiese su mayor envergadura y el gran éxito del púgil mexicano fue terminar de pie la pelea.

Los jueces de la pelea disputada en el Cowboys Stadium, de Arlington (Texas), registró una entrada de 41.734 espectadores, muy por debajo de lo que se esperaba, entre 50.000 y 60.000, no tuvieron ninguna duda a la hora de valorar la pelea y todos fueron unánimes en la puntuación (120-108, 119-109 y 118-119).

“Tengo que reconocer que es un boxeador muy duro y he tenido que hacer mi mejor boxeo para conseguir el triunfo”, declaró Pacquiao, que se quedó con una marca de 52-3-2, 38 nocáuts. “Es muy fuerte y aun no puedo creerlo”.

Pacquiao reiteró desde el cuadrilátero nada más concluir la pelea que no esperaba que Margarito fuese tan fuerte y aguantase tanto el castigo.

“Le castigue en todas las partes del cuerpo, en la cara cuando me tenía contra las cuerdas, pero seguía y aguantaba”, explicó Pacquiao. “Honestamente después de verle como tenía los ojos y la cara, pensé en el undécimo asalto que el árbitro iba a parar la pelea”.

Pacquiao reconoció también que al ver que el árbitro no tomó esa decisión, en el último asalto no salió a buscar el nocáut, sino a tomarse con “calma”.

En cuanto a su futuro como púgil, además de ser congresista en Filipinas, Pacquiao confirmó que seguirá peleando como lo ha hecho hasta ahora y del posible combate contra Floyd Mayweather Jr. dijo que eso lo tendría que responder el promotor Bob Arum.

“Seguiré peleando porque soy un profesional y la otra cuestión la tiene que responder mi promotor”, concluyó Pacquiao, mientras sus seguidores lo vitoreaban una vez más como el gran triunfador de la noche.

Por su parte Margarito, de 32 años, reconoció que Pacquiao simplemente es un boxeador excepcional que lo intentó todo, pero era muy difícil de alcanzarlo y de hacerle daño: “Fue muy rápido y estuve bien en la pelea hasta que me cortó en los ojos. Nunca pensé en retirarme, un púgil mexicano no hace eso nunca cuando está en el cuadrilátero”.

Fuente: Marca.com

~ por agim7 en 14 noviembre 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: