Samsung Galaxy S III

Ya llegó, ya está aquí, qué alegría, qué alboroto, otro perrito piloto. El smartphone que quiere convertirse en la referencia del sector Android acaba de ser presentado. El Samsung Galaxy S III por fin ha sido manoseado abiertamente por manos mortales ante las cámaras que permiten que conozcamos oficialmente un terminal que crece un 16% con respecto a su antecesor el S II, con una pantalla un 22% mayor (4,8″), cámara de sólo 8 megas, procesador de cuatro núcleos y una casi interminable retahila de especificaciones técnicas y sorprendentes funciones que te detallamos a continuación junto a unas cuentas fotos del dispositivo que quiere reinar en solitario en el trono del SO de Google.

Gracias a la línea de smartphones Galaxy el fabricante Samsung se ha convertido en el mayor dispensador de móviles del mundo, un trono que antaño perteneció a Motorola y Nokia.

Queriendo hacerse con una cuota aún mayor de ese pastel ahora lanzan la siguiente generación de su dispositivo estrella y lo hacen a lo grande. No en vano crece físicamente con respecto a su antecesor, pero por dentro también crece.

Vista lateral de Galaxy S III

 

Aunque ya hay móviles con cámaras de 16 megapíxeles, como el Motorola Droid RAZR, en Samsung han preferido aprovechar la ocasión para consolidad el SO Android 4.0 Ice Cream sansdwich en lugar de elevar los dígitos de algunas prestaciones.

El procesador es un Exynos 4 Cortex-A9 quad-core a 1,4GHz con 1Gb de RAM, pudiendo elegir entre capacidades de almacenamiento interno de 16, 32 o 64Gb, sin contar la posibilidad de usar una tarjeta de memoria microSD de hasta 64Gb en la ranura correspondiente.

En algunas zonas (USA, Japón y Corea del Sur) el S III estará disponible con la tecnología LTE,  en el resto tendremos que conformarnos con HSPA+. El dispositivo cuenta con hasta siete sensores, incluyendo acelerómetro, sensor de luz RGB, brújula digital, sensor de proximidad, giroscopio, NFC y barómetro.

Todo ello embutido en 133 gramos con unas dimensiones de 136,6×70,6×8,6 mm, escueto pero capaz de albergar también una batería con una impresionante capacidad de 2100 mAh, inédita por su tamaño en los dispositivos Samsung. El acabado exterior, blanco o negro, recibe las denominaciones Mármol Blanco o Guijarro Azul.

La pantalla de 4,8 pulgadas tiene 720×1280 píxels (306 ppp) y emplea la tecnología Super AMOLED. Sobre la misma hay una cámara frontal de 1,9 megas para videoconferencia capaz de grabar vídeo a 720p. Por la parte trasera la cámara es de 8 megas y puede grabar vídeo a 1080p aunque esa “baja” resolución no debería defraudarte porque viene con interesantes mejores.

La pantalla de 4,8 pulgadas tiene 720×1280 píxels (306 ppp) y emplea la tecnología Super AMOLED

 

Algunas de las curiosas capacidades de este recién llegado Samsung Galaxy S III son:

– Smart Stay: emplea la cámara frontal para determinar si estás mirando al teléfono a intervalos que puedes regular y que pueden ir desde los 15 segundos en adelante. Si detecta que tus ojos no están mirando a la pantalla, la apaga.

– Llamada Directa: si tienes abierto un mensaje o un contacto y acercas el móvil a tu oreja los sensores de proximidad, el acelerómetro y el giróscopo detectarán ese movimiento, interpretarán que quieres efectuar una llamada y se marcará automáticamente el número de teléfono de dicho contacto. No es por malmeter, pero a Siri estas cosas se las tenías que pedir verbalmente. Ya ni eso, casi telepatía.

-Alerta Inteligente: el teléfono vibrará y te alertará con una señal luminosa del flash si coges el teléfono después de haber recibido una llamada que no contestaste.

– S Voz: es una función de reconocimiento vocal similar a Siri. Puedes decir “Galaxy, haz una foto” y lanzará automáticamente la aplicación fotográfica. Si además le dices “pa-ta-ta” efectuará la captura. También sirve para controlar otras acciones tales como bloquear el teléfono, controlar la reproducción musical… cada orden puede ser configurada y personalizada por el usuario.

-Marcador Social: mediante algoritmos de reconocimiento facial se enlazarán con las redes sociales (Facebook o Google+) las fotos en las que aparezcan tus amigos.

– S Beam: mediante WiFi o a través de tecnología NFC (y en ese caso de momento sólo con otros terminales S III) se pueden compartir contenidos de cualquier tipo.

– AllShare Cast: el “AirPlay” de este terminal que permite enviar a televisores, portátiles, tablets… vía WiFi los contenidos que tengas en tu S III. También sirve para utilizar el propio smartphone como mando a distancia o como controlador de videojuegos.

– PopUp Play: te permite continuar el visionado de un vídeo en una pequeña ventana que puedes desplazar por toda la superficie de la pantalla del S III mientras continúas usando el resto de funciones del dispositivo.

A pesar” de contar con “sólo” 8 megas, algunas prestaciones compensan el que no contemos con una lente mayor.

Por último, te dijimos que la cámara quizá no tenía una lente que pudiera competir en dígitos con algunas que ya superan los 12, 14 ó 16 megapíxeles pero es que ya deberías saber que el tamaño no lo es todo, pequeño saltamontes.

“A pesar” de contar con “sólo” 8 megas, algunas prestaciones compensan el que no contemos con una lente mayor. Por ejemplo el tiempo de respuesta entre que presionas el botón y la foto se hace es prácticamente inexistente. Además existe una función de ráfaga capaz de tomar una sucesión de 20 imágenes a razón de 6 por segundo, seleccionando mediante algoritmos que determinan la iluminación o que todos los que aparecen tuvieran los ojos abiertos, cuál es la mejor de las instantáneas, aunque puedes pasar del consejo del S III y seleccionar la que presenta a tus amigos con cara de panolis. Con más cara de panolis de lo habitual, queremos decir.

Mediante su detección automática e inteligente de rostros basta con que en la pantalla pulses sobre un rostro para que se haga un zoom automático y la fotografía recoja sólo esa cara. Se acabó que se te cuele la amiga fea en la foto. Además puedes realizar fotografías mientras estás grabando vídeo sin interrumpir esta grabación.

En cuanto a las pegas, quienes han tenido en sus manos pecadoras el Samsung Galaxy S III repiten la queja habitual sobre los terminales de esta marca. A pesar de encontrarnos ante el tope de gama el tacto del material en el que está construido deja que desear, demasiado “plasticoso y baratero”, en términos técnicos, especialmente comparado con su gran competidor, HTC, que parece emplear materiales a medio camino entre la NASA y el taller de Lucius Fox. Con todo el terminal en la mano resulta “pesado” y por su tamaño, aunque mejora el uso debido a la mayor pantalla, también se acerca peligrosamente a los terrenos de dispositivos como el Samsung Galaxy Note, poco amigo con sus 5″ de pantalla de alojarse en los bolsillos de los pantalones. En cualquier caso y durante una buena temporada el S III se va a convertir en el rey a batir, el enemigo a batir, la gran esperanza blanca… o guijarro azul.

Fuente:gizmodo.es

~ por miqueleno en 4 mayo 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: